Su carrito actualmente está vacío.

El Pilates: un Aliado para Prevenir Contracturas

November 2022 | Ileana de la Guardia

Puesto de una manera simple, una contractura es la contracción de un músculo que no se relaja. 

El músculo se contrae y se alarga naturalmente para crear movimiento, pero en algunos casos el músculo queda en tensión, no termina de distenderse y se produce la contractura muscular. Suele aparecer al realizar un esfuerzo o movimiento repentino.

Una contractura es reconocida por ser una contracción involuntaria del músculo o de algunas de sus fibras, a diferencia del desgarro que, aunque también se origina en el músculo y causa dolor, inflamación y molestias, se trata de roturas de las fibras musculares.  

A causa de una contractura muscular podemos sentir dolor, inflamación e incluso un mal funcionamiento del músculo. La duración puede ser de entre cinco y diez días.

Dicho esto, lo más recomendable para manejar una contractura es…¡prevenirla!

Dentro del repertorio de ejercicios de Pilates existen muchísimos de estiramiento y flexibilidad que están dirigidos justamente a acondicionar músculos y articulaciones para hacerlos más resilientes a las demandas de movimiento funcional de nuestros cuerpos.

Recordemos que una disciplina como el Pilates no solo trabaja a nivel físico, sino también existen beneficios a nivel mental, ayudando a controlar y disminuir los niveles del estrés en el cuerpo, el cual sabemos que puede favorecer en la aparición de contracturas, especialmente en la zona del cuello y espalda.

El sedentarismo, por otro lado, también influye en el estado de nuestra musculatura.

Si los músculos no se encuentran en una buena condición, pueden responder de forma inadecuada ante estímulos o acciones que no serían dañinos para una musculatura en estado óptimo.

Practicar una actividad física regular evitará problemas de esta índole. Te invitamos a ver nuestros planes disponibles de Pilates en máquina.