Su carrito actualmente está vacío.

La Disautonomía: Más Que Una Simple Fatiga

June 2022 | Ileana de la Guardia

Si a menudo sientes taquicardia, sufres de insomnio, te falta el aliento, tienes mareos y tu presión sanguínea es baja, conversa con tu médico. Es posible que, como algunos clientes que asisten a nuestro Studio, padezcas de un trastorno llamado disautonomía.

Gracias a estas bellas personas que hemos conocido en nuestra práctica profesional nos hemos animado a escribir este artículo, ya que parece ser una condición más común de lo que imaginábamos. Se deriva de un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo y a veces ocasiona incluso episodios de pérdida de conciencia. Muchas veces suele confundirse con anemia, hipotiroidismo e incluso depresión.

Aunque cualquier persona puede ser diagnosticada, se dice que por cada hombre hay 20 mujeres que la padecen y en su mayoría, chicas jóvenes.

El tratamiento recomendado suele consistir en un cambio de hábitos, siendo la incorporación del ejercicio un elemento clave para la recuperación del paciente.

Además, un alto consumo de líquidos y posiblemente medicamentos que serían recetados según cada caso, por un especialista.

Sin embargo, no siempre es sencillo- una de las limitaciones que puede encontrar una persona con disautonomía al momento de incorporar una rutina de ejercicios a su vida es la falta de energía para lograrlo.

Iniciar con clases privadas, a su propio ritmo mientras va desarrollando fuerza, es nuestra recomendación.

El método Pilates se presenta como una alternativa alentadora, debido a que cada movimiento es adaptado y personalizado según sea la necesidad, por ejemplo, muchos son sentados.

Los ejercicios aeróbicos dentro de la disciplina ayudan al sistema cardiovascular. Realizados en intensidad baja a moderada, estos son ideales debido a su bajo impacto y el aporte de grandes beneficios para la salud.

Antes de probar cualquier modalidad de ejercicios, recuerda no avanzar sin la aprobación de tu doctor, ten en cuenta que todo dependerá de tus manifestaciones. Y si ya practicas Pilates, no olvides mantenerte bien hidratado, monitorear tu presión arterial y no forzarte.

Estamos aquí para acompañarte en cada paso de tu camino hacia el bienestar.