Su carrito actualmente está vacío.

El estrés y el colon irritable

October 2020 | Ileana de la Guardia

Apostamos a que, seguramente, has escuchado alguna vez que “tu problema puede ser causado por estrés”. Lamentablemente, todos conocemos a este molesto enemigo que afecta nuestro cuerpo y mente, desencadenando una serie de consecuencias negativas, como es el caso del síndrome de colon irritable.

El estrés se manifiesta de terribles formas y aunque queramos, a veces no es tan fácil controlarlo.

Es importante incorporar a nuestra rutina actividades que ayuden a despejar la mente, a liberar tensiones acumuladas y que, a su vez, beneficien nuestra capacidad física para desarrollar un cuerpo saludable.

El colon irritable es una enfermedad funcional, es decir, no existe ningún signo orgánico que permita diagnosticarlo, por lo que debemos siempre prestar atención al estilo de vida que estamos llevando y hacer conciencia sobre los malos hábitos que puedan perjudicarnos.

Esta “silenciosa” enfermedad se ha vuelto cada vez más común debido a los ritmos de vida tan acelerados que llevamos y se presenta como dolor en el abdomen bajo, estreñimiento, distensión abdominal después de comer, flatulencias, sensación de pesadez, entre otros.

Ahora, ¿qué alternativa traemos para ti? Practicar regularmente una actividad física es, sin duda, una de las mejores recomendaciones que te podemos dar para combatir el estrés físico y psíquico, ya que no sólo mejora la salud, sino que nos mantiene en buena forma y fortalece nuestro sistema digestivo.

Pero queremos ser más específicos y eficaces, llegar a la raíz del problema, por lo tanto, se debe considerar un trabajo que implique conjuntamente movilidad, relajación y estímulo a la circulación de la zona abdominal.

Es aquí cuando entra en juego el método Pilates, gracias a sus más de 500 ejercicios que permiten alcanzar resultados efectivos en el manejo no farmacológico de esta patología.

Algunos ejercicios propios del Pilates, como el puente, nos ayudarán a despegar la espalda y a que vayamos soltando toda la parte baja para aliviar las molestias causadas.

Está demostrado que, con la realización de ejercicios de forma moderada, se pueden mejorar considerablemente los síntomas generales del síndrome de colon irritable, así como de otras como la diabetes, hipertensión, depresión, fibromialgia y muchas más.

Cuando acudas a una clase de Pilates en The Pilates Studio, indica al profesional que te atiende que sufres de colon irritable.  Todos son fisioterapeutas y estarán encantados  de mostrarte ejercicios para mejorar tu condición de forma responsable y eficiente.