Su carrito actualmente está vacío.

La Báscula No Cuenta Toda la Historia

May 2022 | Ileana de la Guardia

Cuando llevas ya varias semanas haciendo ejercicios juiciosamente y no aguantas la emoción y la curiosidad por conocer tus avances…

¿Qué es lo primero que deseas saber: cuánto cambiaron tus medidas o tu peso?

Si inmediatamente pensaste en el peso, en esta oportunidad queremos contarte por qué las medidas te pueden decir mucho más sobre el cumplimiento de tus objetivos hacia un cuerpo sano y fuerte.

Ten en cuenta que tu cuerpo puede cambiar en sus contornos, tono y fuerza, sin que el número que dice la báscula necesariamente acompañe la expectativa.

De por sí, un músculo desarrollado y tonificado va a pesar más que uno flácido y débil. Otros factores como la retención de líquidos o la deshidratación también pueden afectar el número que marca tu báscula, sin que esto nos brinde información concreta sobre los cambios en tus condiciones físicas.  

¿Conoces sobre el índice de masa corporal (IMC)?

Es una relación que se calcula con base en el peso y la estatura. Aunque no mide directamente nuestra grasa corporal, brinda un acercamiento bastante realista. Es importante conocer nuestro IMC, ya que con esta información podremos trabajar en función de un plan nutricional y de ejercicios según nuestra contextura natural.

Entonces, si fuiste al nutricionista, conoces la composición de tu cuerpo, estás siguiendo un plan saludable de alimentación e hidratación, estás tomando clases de Pilates 3 veces por semana y sintiéndote fantástic@, pero en el fondo te preguntas…

Si estoy bajando de talla, ¿por qué no pierdo peso? ¿qué estoy haciendo mal?

¡Nada! Sigue por el buen camino. No hay que olvidar que a la hora de transformar el cuerpo, lo más importante es preservar el músculo y mantener en rangos saludables la grasa corporal.

Adiós grasa, ¡hola músculo!

La razón por la cual queremos controlar la proporción de grasa es que cuando es muy abundante, es responsable de la aparición o desarrollo de muchas enfermedades y molestias. Más importante que el peso, por ejemplo, sería que bajes en talla de pantalón, porque supone una reducción de la cintura o grasa abdominal, que puede potencialmente indicar riesgos para tu salud.

Insistimos: el número en la báscula ni te define, ni cuenta toda la historia.