Su carrito actualmente está vacío.

Gimnasio, Pilates, Yoga, Cardio- ¿por dónde empezar?

March 2022 | Ileana de la Guardia

Empecemos explicando los beneficios de cada uno para que puedas lograr todas tus metas de salud y bienestar.

Los ejercicios de fuerza con resistencia llevan a que el trabajo de los músculos sea más intenso. Las pequeñas “lesiones” que sufren los músculos durante el entrenamiento, junto a la ingesta de proteínas, hacen que al repararse y recuperarse, crezcan más grandes y fuertes.

Al alzar peso es importante considerar el balance, es decir, darle igual importancia a todos los grupos musculares para mantener una proporción sana y atractiva.

Este trabajo balanceado de todos los músculos, por ejemplo, se alcanza muy bien con Pilates, que incluye en cada rutina movimientos dedicados desde el cuello hasta los pies.

Los ejercicios de flexibilidad y resistencia como el yoga y el Pilates aumentan progresivamente tu fuerza debido a las repeticiones durante la práctica.

Si agregas pesitas libres, bandas elásticas, o trabajas con carga en el Refomer, estarás desarrollando más fibra muscular que luce alargada, en vez de abultada.

Lo genial de mantener tus músculos tonificados es que así consumirán más calorías a lo largo del día, básicamente trabajando hacia tus objetivos incluso después de haber terminado tu clase de Pilates. 

Con el entrenamiento de Pilates corriges postura, mejoras balance, elevas el gasto de calorías, previenes lesiones y tonificas, favoreciendo el rendimiento deportivo. 

Menos lesiones se traduce en más constancia en tu actividad en general, que es la clave para obtener resultados sostenibles.

El ejercicio cardiovascular, por otro lado, aumenta la frecuencia cardíaca, el ritmo de la respiración y la quema de grasa. Si solo quieres perder peso, la actividad cardiovascular es lo que más rápidamente te ayudará.

Dependiendo de tus intereses, gustos y necesidades, quizás puedas irte por una sola elección, pero obtendrás mejores resultados a nivel físico si haces combinaciones de distintos estilos. Especialmente importante es complementar cardio con ejercicios de resistencia.

Al final, todas estas opciones tienen algo en común: benefician tu salud.